El Vampirismo Energético

El Vampirismo Energético:


El vampirismo energético puede ser de dos maneras, consciente o inconsciente. El vampirismo energético consciente es cuando una persona deliberadamente se apodera de la energía de otra para provecho propio, y el inconsciente es cuando sin querer hacerlo también lo hace.


Nos damos cuenta que no han extraído parte de nuestra energía cuando de repente nos encontramos cansados sin explicación alguna. En las casas de personas mayores esto es cosa de todos los días y cuando llegan visitas inconscientemente su necesidad hace que su sistema se apodere de parte de la energía del otro, ¿cuántas veces decimos "fui a ver a una persona y cada vez que vamos salimos destruídos"? Esto es muy común en los geriátricos, cuántas veces nos llaman por teléfono y nos dicen: "Ay querida, no sabés que bien que me hace hablar contigo", y cuando cortan quedamos destruidos.



Ese es uno de los motivos por que las personas mayores deberían de tener animales como compañía ya que los gatos y los perros son pilas de energía y que al estar en contacto con los ancianos le traspasan mucha energía, me imagino que sabrán de los centros en los cuales se les llevan animales a los pacientes y de los buenísimos resultados que obtienen, esos resultados son posibles por la transferencia de energía. Esta transferencia energética suelen sufrir aquellas personas que no toman los debidos recaudos al dar Reiki o al hacer imposición de manos. Cada vez que pensemos que somos nosotros en Reiki los que "aliviamos" las dolencias de alguien y no que somos un canal entre ese alguien y la Energía Divina estaremos muy expuestos a transferirnos sus dolencias, ya que si soy un canal no es mi energía la que transmito.



Por eso practicar la Radiestesia y aprender a bloquear los Chakras o centros energéticos nos ayudará a no eludir situaciones cuando pensemos estar ante personas que puedan usarnos de baterías de emergencia para su provecho.

Fuente: internet - Autor: Desconocido

3 Responses
  1. Anónimo Says:

    Se oye mucho hablar de este término cuando la gente habla de la energía y su relación con nuestro entorno. Básicamente, la "definición" de un Vampiro Energético es alguien que te "chupa" la energía, porque carece de la suya propia.

    Recientemente, en una conferencia que di a 25 médicos de cabecera de un centro de INSALUD sobre Reiki, me comentaron que sufrían de "burnout" en parte porque la mayoría de sus pacientes les dejaban sin fuerzas, sin energías. Uno hasta comentó que simplemente al ver el nombre de un paciente en particular en la lista, ¡sentía como su energía bajaba!

    En pocas palabras, es una sensación bastante común en nuestra sociedad que ciertos individuos que nos rodean nos dejan sin energía después de un tiempo en su presencia.

    Pues lo que voy a decir a lo mejor suena muy extremo, pero considero que ¡todos somos Vampiros Energéticos!

    Me aclaro: Todos carecemos de la mejor energía que existe, el amor. Como saben por experiencia propia los que usan Reiki, el amor es una energía "pura y dura". No es un concepto filosófico. No es una emoción. No es un estado mental. Es energía. Es la energía que transmitimos cuando canalizamos Reiki hacia nosotros mismos y a otros.

    Todos necesitamos esa energía y a todos nos falta. Nadie podría decir, con total honestidad y entendiendo lo que es el amor "tengo suficiente amor". El amor es algo que siempre buscamos, aún cuando tenemos una pareja feliz, padres que nos quieren, amigos que nos aprecian, etc.

    Por lo cuál, a menudo usamos a otras personas para "vampirizar" esa energía que nos falta. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que nos cuesta tanto "enchufarnos" a la fuente, al amor puro e incondicional, a esa "energía divina" por llamarla de alguna manera que estamos constantemente buscando esa energía, venga de donde venga.

    Lo hacemos, en la mayoría de los casos, de una forma inconsciente. Hasta los "Vampiros Energéticos" que tenemos identificados con nombre y apellido no suelen quitarnos nuestra energía para hacernos daño queriendo. Simplemente o no se dan cuenta o les da un poco igual las consecuencias mientras ellos consigan lo que necesitan.

    Otro problema es que al no poder conseguir esa energía del amor fácilmente, a menudo tomamos otras energías que confundimos con el amor. Confundir otras energías con el amor es algo muy común. Confundimos la pasión por el amor. Confundimos el sexo con el amor. Confundimos la necesidad de aprobación, de cariño, de atención con el amor. Y cuando confundimos esa energía que no es amor, nos deja insatisfechos, carentes, y a veces atacamos a la persona que nos la dio por "no dar la talla" sin darnos cuenta, o nos provoca un estado permanente de infelicidad.


  2. Anónimo Says:

    Un ejemplo es la relación de pareja. Es sólo una opinión, pero considero que el 90% por ciento de lo que una pareja suele intercambiar, en la mayoría de los casos, es afecto, compañía para no sentirnos solos, aprobación, satisfacción sexual, seguridad y protección y solo el 10% es amor. Muchos consideran que esta lista es simplemente diferentes manifestaciones del amor. Recuerdo un sacerdote una vez que me comentó que el sexo era la manifestación física del amor. A lo mejor es así, pero siguen siendo resultados "de segundo rango" o en otras palabras, derivados del amor pero no el amor en sí, que como comenté antes es una energía real y física.

    Eso convierte esa lista en sucedáneos para sustituir el amor puro e incondicional y trae sus inconvenientes. ¿Cuantas personas estarían dispuestas a dar cariño a su pareja sin recibir ninguno a cambio? ¿Cuantas personas darían aprobación y seguridad a su pareja de forma incondicional, sin esperar ser respondido? En cambio, cuando das amor puro, es incondicional. Lo das por el mero placer de darlo, sin esperar nada a cambio.

    Si aceptamos que las cosas son como las expongo (y no hay porque hacerlo, puesto que es una mera opinión mía) ¿Qué solución hay? Muy sencillo, ¡Reiki! A lo mejor para muchos de vosotros suena muy obvio, pero sus resultados son asombrosos.

    Cuando das Reiki, estas dando amor, así de sencillo. Estás transmitiendo o canalizando una energía que es la energía del amor puro e incondicional. Si das Reiki, la persona que lo recibe no recibe ninguna de esas energías de "segundo rango" como mencioné anteriormente, recibe "la fuente", lo más puro que hay.

    ¿Y los Vampiros Energéticos? Pues es muy sencillo. Si sientes que alguien te está "chupando" tu energía, ¡dale Reiki! En lugar de quitarte tu propia fuerza vital, estará recibiendo algo mucho mejor. Amor puro. Y no sólo eso, sino te estará beneficiando a ti a la vez, porque como sabemos, esa energía fluye a través de ti y algo se queda.

    De hecho, muchos alumnos me han comentado que se encontraban en situaciones donde se sentían "vampirizados" y Reiki a empezado a fluir sin que lo pidieran, una prueba más en mi opinión de que es lo adecuado en estas circunstancias.

    Para muchos, es chocante el concepto de dar amor a alguien que te está haciendo daño. Pero creo que es el verdadero significado de la frase de Jesucristo, "cuando alguien te hace daño, pon la otra mejilla."

    Estamos acostumbrados a un "win - lose situation" que significa que en una situación de conflicto para que nosotros estemos bien, el otro tiene que fastidiarse. Pero con Reiki, puede ser un "win - win situation". Si alguien intenta quitarnos energía, le damos lo que busca y de paso nos beneficiamos. De hecho, le damos más de lo que hubiera recibido robándonos nuestra energía porque lógicamente Reiki ¡es una energía mucho más pura que la nuestra!

    Vale la pena matizar el segundo resultado de dar a un Vampiro Energético lo que busca mediante el Reiki. Como sabemos, cuanto más Reiki damos, más pasa a través de nosotros y más nos beneficia. Por lo cuál, peor es el Vampiro ¡más beneficiados salimos!

    Aspecto Práctico: Lógicamente, si estamos en una reunión de trabajo, o social y nos encontramos con un Vampiro, no suele ser conveniente decirle "tumbate aquí un ratito que te voy a dar Reiki." Pero si sentimos que nos están "chupando" nuestra energía, es suficiente con buscar un momento (sólo unos segundos son suficientes) para pedir al Universo que puedas darle a esa persona el amor que busca. Notarás que la energía empieza a fluir a través de ti, la de Reiki, ¡la que nos gusta!

    Así que ya sabéis, la próxima vez que os toca un Vampiro Energético, dadle Reiki y todos saldréis ganando.


  3. Muy buena info, es importante estar atento a las perdidad se energia, en ocasiones puede afectar a las emociones.



EL METODO SILVA DE CONTROL MENTAL


Visualizar: El metodo silva para aprovechar la capacidad de la mente


EL AMOR ES LA MAS PODEROSA

Y AUN LA MAS DESCONOCIDA ENERGIA DEL MUNDO...