¿Qué es, en verdad, la resonancia?

Resonantia = Eco
Resonancia = Eco, vibración, repercusión, resonar.

A Través de la Ley de la Resonancia entendemos que todo en el universo se comunica entre sí por medio de vibraciones. Todas las cosas y todos los seres vivos en el mundo conocido tienen una vibración propia. Lo mismo sucede con todos los órganos y células de nuestro cuerpo, y toda la materia. Si investigamos la energía vibratoria de la materia, comprobaremos que distintos objetivos oscilan con diferentes frecuencias, y algunos oscilan con una frecuencia igual o similar entre sí.

Esto lo vemos en el piano: si pulsamos una nota en el piano veremos que todas las cuerdas, al resonar con la nota pulsada (es decir que reconocen la nota pulsada y armonizan con ella), entran en vibración. Las notas podrán ser más altas o más graves, pero mientras estén en resonancia vibrarán.

Otras personas, cosas o acontecimientos no pueden evitar el campo de oscilación que creamos en nosotros mismos, cuando resuenan con nuestra frecuencia creada.

Todo está obligado a reaccionar con ella. De la misma manera que las demás cuerdas del piano, que resuenan con la cuerda pulsada, no pueden evitar vibrar con esa cuerda, también las personas, las cosas o los acontecimientos no pueden evitar vibrar cuando se hallan en el mismo plano de oscilación que nosotros.

Pero ¿cuál es la ventaja de que otros se sientan llevados a oscilar con nuestra energía?

Aquí entra en juego la segunda afirmación básica de la Ley de la Resonancia:

Características humanas similares se atraen.


Todo lo que resuena con nosotros será atraído a nuestra vida de manera inevitable, pero esto no siempre será positivo para nosotros. Por ejemplo, la vibración puede ser tan fuerte, que destruya la materia. Un cantante de ópera puede provocar que una copa se rompa únicamente con el timbre de su voz. A través del espacio él dirige la energía hacia la copa.

Cuando la energía transportada tiene la misma vibración que la copa, es decir, la misma frecuencia natural que la estructura molecular de la copa, la carga puede alcanzar tal magnitud que rompa la copa en pedazos.

Evidentemente, nosotros no nos “rompemos” como un vaso. La llamada energía de oscilación “negativa”, que forma parte de nosotros, puede hacer vibrar todo tipo de áreas en nuestro interior que no deseamos, o atraer a nuestra vida acontecimientos que son desagradables o quizá incluso perturbadores.

Por ello, es tan importante saber cuál es nuestro nivel de oscilación y qué campo de resonancia creamos de manera consciente o inconsciente.

1 Response
  1. Leni Says:

    Muy interesante el "eco" en las personas.
    Yo parto de la base de que un equilibrio interno y una
    carga de energía positiva hace que nos expandamos hacia los
    demás de una forma igualmente positiva.

    Feliz finde¡¡



EL METODO SILVA DE CONTROL MENTAL


Visualizar: El metodo silva para aprovechar la capacidad de la mente